Quién tiene un armario organizado tiene un tesoro

quien-tiene-un-armario-organizado-tiene-un-tesoro

 

A todos nos da un poco de pereza volver a ubicar nuestra ropa u organizarla cuando llegamos a casa, sobretodo si estamos cansados después de largas horas de trabajo. Pero mantener tus prendas de vestir bien ordenadas, ya sea en un armario o algún otro espacio elegido para esto, te hará más fácil el proceso de encontrar tu ropa más rápidamente que si tienes todas tus prendas acumuladas en un montón. Además, esto le da un poco más de presencia a tu cuarto y no te sentirás tan avergonzado cuando tengas visitas.

Planea un espacio en tu agenda

Haz lo posible para contar con el equipo necesario antes de empezar a realizar esta tarea. Resiste la necesidad de comenzar este proyecto después de un largo día de trabajo. Para ser capaz de organizar tu armario, tienes que planificar y encontrar tiempo en tu calendario, unas dos o tres horas, para comprometerte en este proceso.

Clasifica tu ropa

Prueba organizar todas tus prendas de vestir en varias categorías. Lanzar cada pieza de ropa que tienes a una enorme montaña en tu cama es abrumador e ineficiente. En lugar de ese desastre, separa tu ropa en categorías como pantalones, vestidos, accesorios, ropa interior, etc.

Limpia y vacía tu armario

Quita todo del armario, incluyendo perchas, cestas, cubos de basura y cualquier otra cosa que pueda estar en el suelo o en los estantes. Necesitas un lugar limpio para visualizar cómo vas a reorganizar tu armario. Primero, desempolva las estanterías y las barras para colgar. Luego, pasa la aspiradora o barre y trapea el piso. Por último, limpia las estanterías, las barras colgantes, las paredes y los zócalos con un buen limpiador multiusos. No olvides las cestas o cubos que puedan estar acumulando suciedad y polvo.

Utiliza lo que ya tienes

Podrías sentirte tentado de sacar tu tarjeta de crédito y comprar un armario caro… intenta no hacerlo. Mide el espacio, evalúa lo que ya tienes, y luego planea tu armario con lo que posees. Compra sólo lo que necesites para guardar tu ropa, y vuelve a usar lo que ya tienes, si es posible. Si no tienes un armario, puedes improvisar algún tipo de gaveta o closet para guardar tu ropa. La idea es trata de gastar la menor cantidad de dinero posible.

Mantén tu armario limpio

Cuanto más a menudo trabajes en el mantenimiento de tu armario, menos tiempo tomará.
Haz más fácil la tarea siguiendo un programa de limpieza, ya sea por temporada, por fecha (como tu cumpleaños o Año Nuevo) o por evento. La siguiente vez que no puedas encontrar una pieza de ropa importante, tómalo como una señal de que necesitas reorganizar tu armario.

La ropa refleja nuestra personalidad, como dicen, por eso es recomendable tener un lugar apto para hacer que el proceso de elegir tu vestimenta del día sea lo menos complicada posible. Cuida tu ropa y también el lugar donde la almacenas, para que esta permanezca en buen estado y limpia la mayoría del tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *