El negro también es para el verano

Si pensabas que el verano se reducía a colores claros y que los colores oscuros tenían que quedar relegados en un cajón hasta la llegada del mal tiempo, estabas equivocado. El negro también es para el verano, así que ve desempolvando tu mejor traje, o ese vestido de ensueño que te deja entrever esa silueta tan sexy. Aprovecha tus pantalones y camisetas negros para salir de marcha, y atrévete con esa minifalda negra que tanto te gusta. Vas a estar a la moda, incluso vistiendo de negro.

Hasta ahora lo habrás escuchado de tus abuelas y de tu madre, que el color negro en verano era perjudicial, primero porque el negro tradicionalmente se ha considerado un color triste. Hemos vinculado el negro a los entierros y la oscuridad. Sin embargo, el color negro, bien escogido y bien combinado, puede hacer lucir espectacular aquello en lo cual aparece, ya se trate de una prenda de vestir, o de una pared o suelo pintados en negro.

¿Por qué usar el negro?

Hay varias razones por las cuales te recomendamos usar el negro, en verano y en cualquier época del año. La primera razón para hacerlo y de mayor peso es sencillamente porque te gusta. Si te gusta este color, no te prives de él. La vida ya es demasiado dura privándolos de cosas que nos gustan y estableciendo tiempos, como para que también nosotros vengamos a ponernos condiciones en cosas tan simples. ¿Te gusta un color? ¡Úsalo! ¿Qué más da si está de moda o no? ¿O si es más bonito o más feo? ¿O si es un color veraniego o de invierno? La primera regla en cuanto a la moda es y debería ser que nos haga sentirnos genial con nosotros mismos. Todo lo demás es secundario.

Pero no solo se trata de una mera preferencia, sino que hay más motivos para apostar por el negro en verano. Y es que es un color que sienta bien tanto a chicas jóvenes como a mujeres ya más maduritas e incluso a mujeres que ya sobrepasaron los 50. Como dijimos al inicio, será cuestión de ver qué tipo de negro utilizamos, qué clase de prenda y cómo la combinamos. Porque incluso el negro, al igual que otros colores, también tiene sus diferentes grados de intensidad. Hay negros que son realmente maravillosos y hacen lucir nuestra piel de manera muy bonita.

Por si estas dos primeras razones fueran insuficientes para decantarnos por el color negro en nuestra vestimenta, es que resulta que además, ¡el negro adelgaza! Sí, tal y como lo estás leyendo. Ese sueño tan deseado por hombres y mujeres, aunque mayormente por las féminas, de verse más esbeltas y ligeras, se consigue tan solo escogiendo los colores adecuados, de entre los cuales, el negro se lleva el primer puesto. A partir de ahora vas a vestir de negro mucho más…¿Qué nos apostamos?

Rompiendo mitos

Seguro que lo has escuchado, que el color blanco refleja la luz y repele el calor. Por esta regla, el color negro queda más que vetado en verano, y sobre todo en aquellas regiones donde más aprieta el lorenzo cuando llegan las calores. Sin embargo, existen lugares del planeta especialmente cálidos en los cuales la gente va vestida de negro. Es el caso del desierto, donde es habitual ver a personas vestidas con túnicas negras. ¿Es un contrasentido? En absoluto.

Si el blanco repele el calor del exterior, sucede que también lo hace de nuestro cuerpo, y este calor interno de nuestro cuerpo sale al exterior quedándose entre la piel y la ropa. El resultado es que no estamos tan fresquitos como en un principio podríamos esperar, sino que más bien, al final, terminamos pasando calor.

Por el contrario, con el negro sucede a la inversa. En este caso, al tiempo que absorbe el calor del sol, la ropa negra también absorbe nuestro calor corporal. Así es que lo que ocurre es que se crea una capa de aire entre la piel y la ropa, y esto permite que nos sintamos más frescos. Aunque eso sí, para que se produzca este efecto, será necesario que la ropa negra que llevamos sea ropa holgada.

Así que ahora lo sabes: el color negro puede producir calor dependiendo de ciertas condiciones, como son el tipo de ropa que llevamos puesta y la temperatura que hace. Si son días de poco calor, podremos aguantar bien llevar una prenda negra, sin mayores problemas. Pero si la temperatura es elevada, es cierto que podemos vestir de negro, pero en tal caso escogeremos prendas que sean holgadas. Por ejemplo, un vestido corto de vuelo. o un vestido largo pero que no esté pegado al cuerpo.

Muchas veces es puro marketing lo que trata de convencernos sin que nos demos cuenta. Por eso, cada creencia en moda, es correcto que la compruebes por ti mismo.

Si queremos llevar prendas ajustadas y hace calor, opta mejor por otros colores. Ya habrá tiempo para vestir de negro. Pero si estás dispuesta a ponerte un vestido holgado en negro, entonces sí que puedes hacerlo. Pero en cualquier caso, comprueba por ti mismo cuál es el resultado de vestir de negro y verifica si te sientes a gusto o notas demasiado calor cuando te pones una prenda en este color. Luego cuéntanoslo en este blog y aprende con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *